Posibilidades de recuperación para Daedalus 8

Cuando lanzamos un globo sonda nuestro objetivo principal es recuperarlo. De hecho hasta la fecha hemos recuperado los siete globos que hemos lanzado. Para ello tenemos muy en cuenta las simulaciones y los vientos de la zona y el día de lanzamiento para saber que no irá a parar al mar y si el lanzamiento es desde el interior, para conocer el lugar de caída de la forma más exacta posible.

Caída de la sonda Daedalus 6 en la provincia de Guadalajara, que pudimos ver en vivo en sus metros finales a unos cientos de metros de distancia.

En nuestros lanzamientos para Campus Party, al ser este evento en Valencia, hemos tenido que irnos hacia el interior de la provincia tanto como fuera necesario, siguiendo las estimaciones de caída de los simuladores. En lanzamientos en el interior de la Península las estimaciones nos han servido para conocer la zona de caída del globo, a veces a 30 kilómetros y a veces a 150 kilómetros del lugar de lanzamiento.

Para este vuelo es imprescindible lanzar desde donde nos lo han pedido, así que el lanzamiento se hará desde la localidad alicantina de Callosa de Segura, que se encuentra a menos de 30 kilómetros de la costa. Esto implica que si el viento va al este, al sur o a cualquier dirección entremedias o un poco más allá de esos puntos, la sonda caerá al mar. ¿Es posible preparar la sonda de alguna manera para evitar una caída al mar? La respuesta es que en la mayoría de los casos no hay nada que hacer, el viento es lo único que mueve a la sonda. Pero si los vientos y las corrientes de aire fueran un poco variables, podríamos encontrarnos con algunas soluciones que aumentarían las posibilidades de recuperar la sonda:

  • Método del cut-down. Para este vuelo vamos a probar un sistema de ‘cut-down’. Cuando se lanza un globo sonda, este no cae hasta que explota el globo a una altura que depende del tamaño del globo y de la cantidad de gas utilizado. Con este sistema podremos separarnos de la cuerda que nos une al globo en el momento que queramos, enviando un comando a la sonda que activará un dispositivo que corta la cuerda.Este sistema podría evitar que la sonda caiga en un sitio no deseado (ciudad, pantano, alta montaña, mar…) ya que adelantando la caída, evitamos que acabe cayendo en uno de esos lugares. Sin embargo para casos como el que tenemos en las simulaciones actuales (si finalmente se mantienen) no hay nada que hacer, ya que para evitar que caiga al mar habría que cortar la cuerda cuando lleve unos pocos minutos de vuelo y apenas hayamos subido 5 kilómetros. Si finalmente el globo supera el objetivo de altura (los 25 kms), podríamos decidir el envío de un comando para que la sonda caiga y probarlo para probar su efectividad en futuros vuelos.

    Sistema de cut-down que integraremos en Daedalus 8

  • Método de inflado máximo y pequeño paracaídas: Aparte de que se me tiene que ocurrir otro nombre más corto para este método, el sistema consistiría en inflar al máximo el globo de tal forma que el vuelo sería más rápido y explotaría a menor altura, con lo que evitamos que el desplazamiento sea más largo. Podría usarse en caso de lanzamientos cuyas simulaciones indican una caída a unas pocas decenas de kilómetros del mar, de tal forma que al acortarse el vuelo nos aseguren una caída en tierra. Si además el paracaídas es algo más pequeño (dentro de unos límites), la caída será más rápida, ahorrando más distancia aún. Para este vuelo usaremos un paracaídas algo menor.

Globos Totex 800gr de la misión Daedalus 2 - Cont. Lumínica (NS1b)

  • Método de los 2 globos:otra forma de cambiar la duración y la trayectoria de un vuelo ‘normal’ sería usando 2 globos en el lanzamiento y hasta la fecha lo hemos utilizado en dos ocasiones para conseguir un vuelo de más larga duración. Con dos globos atados a la sonda logramos que cuando el primero de ellos explote, el segundo ya no tiene la suficiente fuerza como para seguir subiendo, lo que hará que la sonda comience un descenso lento. El problema está en que si es demasiado lento podría tirarse días enteros bajando y acabar cayendo en otro país. Para este caso nos sería de utilidad si comprobamos que la simulación indica que el vuelo va a hacer una ‘S’ en su viaje o acabar cayendo cerca de la costa. Al poner un globo extra que alargue el vuelo logramos que esa parte final de la ‘S’ sea más larga y vuelva a entrar en la Península la sonda para poder recuperarla. Esto unido al sistema de ‘cutdown’ podría permitirnos una recuperación de la misión.

A día de hoy las simulaciones no son nada optimistas, pero si vemos que hay alguna opción probaríamos para Daedalus 8 con una, dos o incluso las tres posibilidades antes mencionadas, lo cual complicaría enormemente hacer un cálculo de donde acabaría cayendo ya que modificamos todos los parámetros del vuelo, pero si acertamos nos traería a la sonda de vuelta.

La respuesta la tendremos aquí mismo el viernes por la tarde, en directo desde nuestro panel de control que habilitaremos para esta web.

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • email
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • Live-MSN
  • Meneame
  • MySpace
  • Technorati
  • TwitThis
  • StumbleUpon
  • XING
  • Wikio ES

WordPress Themes

A %d blogueros les gusta esto:

Si quieres seguir visitando este sitio, tienes que aceptar el uso de cookies más información

proyectodaedalus.com usa cookies. Al usar este sitio sin modificar tu configuración de cookies o hacer clic en "Aceptar", aceptas que proyectodaedalus.com haga uso de cookies.

Cierra