Resumen de la misión Daedalus 4 – Dracónidas

El sábado 8 de octubre, el equipo del Proyecto Daedalus (Asociación Astroinnova) se desplazó hasta la localidad de Daimiel en Ciudad Real, para realizar uno de los lanzamientos más complicados de todos los que había realizado hasta la fecha.

El Ayuntamiento de Daimiel

El objetivo era lanzar un globo sonda por encargo de la Universidad Complutense de Madrid para llegar hasta la estratosfera y grabar en vídeo desde allí la lluvia de estrellas conocida como las Dracónidas. El lugar fue seleccionado ya que además de tener una orografía muy llana en cualquier dirección, permitía un rápido acceso a las autovías para perseguir a la sonda en su viaje. La fecha seleccionada fue el 8 de octubre ya que ese día fue el máximo previsto para esta lluvia, con la promesa de que sería una noche con muchos meteoros cruzando el cielo.

Nada más llegar, el equipo de Ayuntamiento de Daimiel nos recomendó un lugar para lanzar, el Centro Comercial Daimiel 1 que se encuentra a las afueras en el norte de la ciudad, un lugar donde podríamos montar y lanzar la sonda tranquilamente y con iluminación cuando llegara la noche. Desde aquí queremos dar las gracias a todos los miembros del Ayuntamiento que se volcaron con nosotros y nos facilitaron muchísimo el trabajo y todo lo que pudiéramos necesitar.


Ver mapa más grande

Tras almorzar, nos pusimos manos a la obra y se ensambló la sonda, terminando la caja de poliespan, los amarres, el aislante térmico y colocando en el interior el notebook, la cámara ultrasensible para captar los meteoros y una batería para la alimentación eléctrica durante todo el viaje.

La sonda fue diseñada con un aspecto aerodinámico para lograr la máxima estabilización posible. Su forma de ‘cohete’ lograría que se girara hacia el lugar de procedencia del viento manteniendo una orientación más estable que si no tuviera estos elementos. Esa noche los vientos en las capas altas de la atmósfera procedían del norte, por lo que la sonda quedaría mirando en esa dirección. Ya que la Luna se encontraría en el horizonte Este (a la derecha de la sonda), la cámara debía ser colocada en la parte izquierda para evitarla en lo posible. La altura a la cual llegaría haría el resto ya que apenas le afectaría su brillo. Además, la cámara fue colocada en un ángulo de unos 25º hacia arriba para evitar ver en lo posible el horizonte y captar todo el cielo posible.

En todas las misiones anteriores, el equipo Daedalus había realizado algo poco frecuente en los globos sonda que se lanzan en el mundo: gracias a un micro-ordenador y un emisor de radio con GPS, podíamos seguir con una antena todo el viaje del globo sonda, recibiendo datos e imágenes en directo y mostrando en un ordenador portatil con Google Earth la posición y altura exacta del globo y la nuestra, para realizar una ‘persecución’ lo más segura posible. Por si fuera poco, todos estos datos se vuelcan a nuestro panel de control donde cualquier persona conectada a Internet podía seguir nuestros pasos y los de la sonda, viendo gráficos e imágenes en directo. Incluso si hemos tenido cobertura 3G hemos retransmitido el vídeo en directo del lanzamiento.

Para esta misión nocturna no era necesario un despliegue de medios como ese, por lo que optamos por colocar (también como en misiones anteriores) un móvil HTC con Android con una aplicación diseñada por nosotros que nos enviaría información en las zonas donde tuviera cobertura. El sistema nos manda un SMS con los datos de su posición y altura cada minuto durante los 4 primeros kilómetros de ascenso para luego perder la cobertura con las antenas de telefonía. Su papel fundamental llega cuando en la caída final baja de nuevo de esta altura, volviendo a enviar mensajes cada minuto con su posición, siendo un sistema redundante para nuestras misiones, pero el principal para esta.

En los tres días anteriores al lanzamiento diseñamos un nuevo sistema de comunicaciones de tamaño y peso más reducido al que llamamos NS-lite y que funcionó a la perfección durante el día anterior al lanzamiento y en Daimiel, justo hasta el momento de cerrar la sonda, por lo que no pudimos probarlo ni realizar el seguimiento en directo al detalle como esperábamos, pero será probado esta semana en el lanzamiento Daedalus 5 desde Jaén para la Campus Party Milenio de Granada.

Llegando ya el atardecer procedimos a inflar los dos globos Totex de 800 gramos que adquirimos para esta misión. Normalmente estas misiones usan un sólo globo que al explotar sobre los 30 kilómetros de altura caen en picado, siendo necesario un paracaídas para frenar el descenso y aterrizar con suavidad.

Sin embargo la UCM nos pidió una misión lo más estable y duradera posible en altura, por lo cual optamos por lanzar con dos globos. El primero de ellos iba a ser el menos inflado, con una fuerza de ascenso que fuera incapaz de elevar la sonda. Para poder subir arriba, llenamos el segundo globo con todo el helio que quedaba en la bombona y así el conjunto podría subir con fuerza y velocidad hacia arriba. Este segundo globo al estar más inflado que el primero sería el que explotaría en la estratosfera, quedando sólo el primer globo pequeño, que al no poder con el peso realizaría un descenso controlado y tranquilo. En caso de fallo de los globos, también llevamos el paracaídas.

Como siempre nos gusta probar cosas nuevas, preparamos un sistema llamado ‘cut-down’, consistente en un mecanismo activado por el ordenador de la sonda, que permite cortar la cuerda del globo en el momento que más nos interese, por ejemplo si el globo baja demasiado lento y pudieramos llegar a perderlo o caer en alguna zona poblada o al mar. Por problemas de peso y para no demorar el lanzamiento más de lo necesario, optamos por no incluirlo tras comprobar que funcionaba correctamente en tierra.

Finalmente a las 21:45 realizamos el lanzamiento acompañados por unas 80 personas con las que realizamos una cuenta atrás hasta el cero, para soltar el globo que subió extremadamente rápido y estable sin balanceos. Durante la subida el móvil envió un SMS antes de perder toda la cobertura. Puedes ver los preparativos y el lanzamiento en este vídeo de TVE. 

Tras soltar a Daedalus 4 nos trasladamos hasta el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, donde teníamos instalado un puesto de observación con cámaras para grabar la lluvia de estrellas y el mejor sitio para esperar la señal de caída de Daedalus 4. Nuestras previsiones era que aterrizara hacia el sur, entre Linares y Jaén capital en unas 2 horas y media, dependiendo de la velocidad de caída del globo. Sin embargo no fue hasta las 1 de la madrugada, 3 horas y cuarto después del lanzamiento, cuando recibimos dos SMS indicando que había caído en la sierra que se encuentra al norte de Alcalá la Real en Jaén, muy cerca de la provincia de Granada.


Ver mapa más grande

Por tanto emprendimos la ruta por la A-4 hasta Bailén, luego por la A-44 hasta Jaén capital y por la misma autovía hasta la desviación en Campotéjar por la A-403. Unos kilómetros antes de llegar a Alcalá la Real tomamos la desviación por el camino rural hacia la aldea de Trujillos hacia las 4 de la mañana, donde nos esperaban 15 kilómetros por caminos de tierra en muy mal estado en plena montaña y con una oscuridad casi total. Dos horas más tarde y tras muchas dificultades con los coches, llegamos al lugar donde se recibió el último SMS, un paraje muy perdido de cualquier lugar, con barrancos y 3º C de temperatura.

Allí nos bajamos de los coches y proseguimos andando por el camino unos 500 metros hacia el oeste, el lugar donde según nuestros cálculos, debía estar la sonda. (Archivo KML para Google Earth con el recorrido de la sonda). A pesar de que la Luna había estado molestando toda la noche en la observación de los meteoros, ahora que es cuando nos hacía falta para poder ver algo en los barrancos y las laderas, ya no la teníamos con nosotros ya que se había puesto por el horizonte. A los 10 minutos de búsqueda, intentando adaptar los ojos a la oscuridad y buscando un globo de dos metros que flotara sobre los árboles, Miguel creyó ver algo y nos indicó la dirección a la cual debíamos mirar. Y sorprendentemente, cual estrella de Belén, en ese momento cayó una Dracónida muy brillante justo en el lugar donde apuntábamos con el dedo, indicando el lugar exacto de la caída. Puede parecer una trola, pero os aseguramos que pasó en realidad 🙂

Subimos una cuesta de unos 20 metros muy empinados y allí estaba la sonda colgando parcialmente de las ramas de una encina y aun con las luces de localización encendidas. Tras esperar la llegada del resto del equipo, sacamos las correspondientes fotos y vídeos, incluyendo algunas exposiciones con Orión de fondo:

Pero aún quedaba una sorpresa. Justo al llegar al camino junto al coche, vimos un brillante punto moverse por el cielo, mucho más brillante que cualquier estrella o planeta. Inmediatamente nos dimos cuenta que era un pase de la Estación Espacial Internacional casi por encima de nosotros y desde nuestra perspectiva pasando por detrás del globo sonda… ¿podíamos pedir más? si, una foto para el recuerdo:

Tras recoger el equipo nos encaminamos hacia los coches para dar por concluida la misión a las 8 y media de la mañana y poner rumbo a Alcalá la Real a tomar un merecido desayuno.

PD: Y esta semana seguimos con Daedalus 5 para la Campus Party Milenio en Granada. El lanzamiento será el viernes 14 de octubre sobre las 19:00 horas desde Pozo Alcón o Jaén capital, en función de como veamos la evolución de los vientos.  Se retransmitirá todo por internet! Permanece atento al blog!

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • email
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • Live-MSN
  • Meneame
  • MySpace
  • Technorati
  • TwitThis
  • StumbleUpon
  • XING
  • Wikio ES

WordPress Themes

A %d blogueros les gusta esto:

Si quieres seguir visitando este sitio, tienes que aceptar el uso de cookies más información

proyectodaedalus.com usa cookies. Al usar este sitio sin modificar tu configuración de cookies o hacer clic en "Aceptar", aceptas que proyectodaedalus.com haga uso de cookies.

Cierra