Near Space 1-B, primer vuelo nocturno del proyecto Daedalus (2ª parte)

A las 02:29h y tras algunas dudas sobre el riesgo que corríamos al lanzar en esas condiciones y con grandes posibilidades de perder la cámara Watec de alta sensibilidad, finalmente decidimos que teníamos que intentarlo y soltamos el doble globo que se elevó rápidamente sobre nosotros. Ese tal vez fue el mejor momento de la jornada ya que al ir los dos globos uno junto al otro, durante el ascenso iban rebotando entre si y hacíamos apuestas sobre el momento en el cual veríamos a alguno de los dos explotar, apuestas que por suerte todos perdimos.

El doble globo recién lanzado

Entonces llegó el turno de orientar la antena de seguimiento y ver si los datos iban llegando. Para nuestra alegría, inmediatamente recibíamos con mucha potencia la señal y pudimos comprobar la altura en cada momento de la sonda, a la vez que recibíamos imágenes tomadas por la webcam. Al ser de noche tan sólo se veía la Luna y algunas luces en unas pocas fotos, pero eso era suficiente para saber que todo funcionaba correctamente en la sonda NS1-B.

La antena y el ordenador de la estación terrena

Por si la noche no hubiera sido lo bastante surrealista, pasó por la Autopista una furgoneta de mantenimiento de la AP-36 y al ver tanta gente a esas horas de la madrugada frenó, puso las luces de emergencia y el conductor vino a ver que pasaba allí, supongo que con una mezcla de susto/curiosidad que no se le pasó ni siquiera tras hablar con nosotros. En principio nos dijo que si estabamos de botellón, aunque supongo que al ver la bombona de helio, un buen botellón, no andaba equivocado. Tras nuestras explicaciones y poner algunas caras entre asombro e incredulidad, ya se relajó y le entró la curiosidad por nuestras actividades, despidiéndose un rato después tras aconsejarnos la carretera que debíamos tomar para comenzar la persecución.

Llegaba el momento de recoger y de organizarnos en varios coches para montar una caravana comandada por el coche guía donde iba la antena receptora y su ordenador, junto a otro portatil donde teníamos una novedad. En esta ocasión, como en el anterior vuelo, tanto nosotros como cualquier persona que se conectara a nuestro blog podía seguir en tiempo real la posición y altura exacta de la sonda. Pero para facilitar nuestros desplazamientos, además teníamos la indicación del lugar exacto en el que nos encontrábamos nosotros en cada momento, lo que permitía decidir mucho más rápidamente por donde dirigirnos.

En marcha a por NS1-B

Tras dejar la Autopista comenzamos nuestro viaje prácticamente en línea recta hacia el Este (todas las predicciones de los días anteriores indicaban que la sonda seguiría una línea casi recta en la dirección Este o Noreste), siguiendo lo más cerca posible la trayectoria de la sonda e incluso muchas veces yendo delante de ella para ganar tiempo. En el gráfico se aprecia perfectamente que ibamos casi haciendo un slalom de esquí junto a NS1-B, pasando de un lado a otro y siguiendo las mejores carreteras. Entre las localidades visitadas se encontraban: Quintanar de la Orden, Villanueva de Alcardete, Villamayor de Santiago, Saelices, Montalbo, Villares del Saz, Villarejo-Periesteban, San Lorenzo de la Parrilla, Mota de Altarejos, Villar de Ollala, Cuenca, Fuentes, Reíllo y Carboneras de Guadazaón. El viaje de NS1-B en Google Earth

La trayectoria del globo en rojo y la nuestra en amarillo

El globo principal explotó a las 04:27 horas con la altura maxima de casi 29 kilómetros sobre el nivel del mar. En ese momento comenzó la caída de la sonda a un ritmo extremadamente lento ya que el otro globo no había llegado a explotar. Dado que este pequeño globo no tenía la fuerza suficiente como para seguir ascendiendo, la caja con los instrumentos tiraba lentamente hacia abajo de él, por lo que nos encontramos con un descenso que podría ser incluso más largo que el propio ascenso. De hecho, debido a la escasa velocidad del descenso, el paracaías no se llegó a abrir del todo, y aún así, todo el conjunto bajó con suavidad hasta llegar al suelo.

Parados en Saelices esperando la trayectoria de la caída del globo

Tras una parada de 20 minutos en Villarejo-Periesteban a las 5 de la mañana para confirmar el rumbo final de caída de la sonda y otra más en la Sierra de Cuenca hacia las 05:30h para afinar nuestro recorrido, realizamos una parada técnica en Cuenca a las 06:00h de la mañana para llenar el depósito del coche guía. Tras dar varias vueltas por la ciudad por fin localizamos una gasolinera abierta pero esto hizo que perdiésemos el contacto con el globo.

Al salir de Cuenca nos costó encontrar la carretera que se dirigía hacia Teruel y que era la más cercana al lugar al que se dirigía NS1-B para aterrizar. En ese momento ya la sonda se aproximaba al momento de tocar el suelo y la ansiedad y el cansancio comenzaban a notarse. Cada kilómetro que recorría pasaba por nuestra mente la imagen de como sería el lugar donde tendríamos que bajarnos del coche y comenzar a andar. ¿Sería una zona boscosa? ¿Sería un campo sembrado o desierto? ¿Un barranco?. Por cada sitio más ‘accesible’ que pasábamos nos poníamos a desear que ese fuera el sitio, pero pocos kilómetros más adelante entrábamos en zona montañosa y nos entraba una inquietud en el estómago imaginando caminatas interminables con el amanecer en el bosque.

Finalmente nos paramos en la N-420, unos 5 kilómetros tras pasar Carboneras de Guadazaón, en una zona muy boscosa, con árboles y montañas por todas partes. La noticia que venía del coche guía era que no podíamos seguir más por carretera, que tendríamos que buscar un camino de tierra y piedras en el bosque y meternos por él. Así que sin pensarlo más nos vimos con los coches haciendo un improvisado rally de cuatro kilómetros por la montaña (dos kilómetros en línea recta desde la carretera), con momentos en los que no sabíamos si el coche podría seguir mucho más y atrancarse.

Una pequeña zona despejada en el bosque al amanecer

Casi una hora más tarde, llegamos al lugar que el GPS nos indicaba, ese era el sitio, en un pequeño claro en la montaña y allí tenía que estar. No sabíamos que se iba a encontrar, si el paracaídas colgando de un arbol y la caja debajo o el globo pinchado con todo el material en el suelo. El hecho era que NS1-B estaba allí pero no lo veíamos, y eso que ya había amanecido.

Este es el lugar pero... ¿dónde está nuestra criatura?

Nos dividimos en varios grupos para dirigirnos unos metros en todas direcciones pero instantes después David localizó el globo. Increíblemente el globo estaba aun flotando a varios metros sobre el suelo y debajo se apreciaba claramente el paracaídas, así que nuestra caja tenía que estar debajo. Emocionados y aligerando el paso, todos nos acercamos hasta el lugar de aterrizaje sin querer tocar nada y haciendo fotos y tomando vídeos sin parar. Las emociones en ese momento eran grandes puesto que dadas las circunstancias del vuelo (poca experiencia aun, nocturno por primera vez y con un sistema de globos que ni nos habíamos imaginado) llegamos a pensar muchas veces que no la volveríamos a ver.

Todavía no nos creemos que encontráramos así a NS1-B

Con cuidado recogimos la caja y la llevamos hasta los coches, donde tranquilamente nos dispusimos a abrirla y a comprobar el estado de su interior. Tras un viaje de casi 4 horas, tanto la CPU como la radiobaliza aun tenían baterías y seguían funcionando.

Lo más curioso era el estado del globo ya que las bajas temperaturas (9ºC) y la niebla reinante en toda la zona por la noche, lo dejaron completamente empapado de agua. Además el viaje, con los cambios de presión, forma y temperaturas hicieron que quedara aun más deformado y pequeño. Ya que había cumplido su función y no nos servía para nada más, lo soltamos de nuevo y en solitario en una fría mañana de la serranía de Cuenca.

El equipo con los ojos como platos, a pesar de estar toda la noche sin dormir

Tras comprobar brevemente que la cámara nocturna había grabado sus imágenes con éxito (¡¡misión cumplida!!) nos dirigimos a la cercana localidad de Carboneras de Guadazaón para tomar un desayuno y poner rumbo a Madrid y a nuestras casas tras toda una noche sin dormir y 6 horas de persecución.

El equipo para esta misión estaba formado por: Fernando Ortuño, Aitor Conde, David Mayo, Miguel Ángel Gómez, Pedro León, Alejandro Sánchez, Miguel Manzano y Daniel. junto al entusiasta grupo de participantes del Congreso Estatal de Astronomía que nos honraron con su visita, sus ánimos incondicionales y su ayuda física y mental para el montaje de la sonda. Gracias a todos por venir y por vuestro apoyo!!

Los datos básicos de NS1-B son:

  • Lanzamiento: 02:33:28h del 19-09-2010 /// Lugar: 39.7234, -3,1341, altura 720m
  • Explosión: 04:27:26 /// Lugar: 39,8601, -2,4606, altura 28.741m
  • Aterrizaje: 06:20:30 /// Lugar: 39,9455, -1,7597, altura 1.046m
  • Radiobaliza se apaga por falta de batería: 06:51:01h
  • CPU se apaga por falta de batería: 06:57:45h

En unos días publicaremos un amplio informe en PDF donde pondremos los instrumentos que iban en la misión y sus resultados.

Comparte y disfruta: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • email
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • Live-MSN
  • Meneame
  • MySpace
  • Technorati
  • TwitThis
  • StumbleUpon
  • XING
  • Wikio ES

WordPress Themes

A %d blogueros les gusta esto:

Si quieres seguir visitando este sitio, tienes que aceptar el uso de cookies más información

proyectodaedalus.com usa cookies. Al usar este sitio sin modificar tu configuración de cookies o hacer clic en "Aceptar", aceptas que proyectodaedalus.com haga uso de cookies.

Cierra